Startup OpenSpace Zaragoza 2018

Jorge Vidal Business, Technology Leave a Comment

Lo primero que pensé antes de decidirme a ir al SOSZ18 es “dios mio, un sábado…”, pero afortunadamente asistí y volví con un sabor de boca estupendo, tanto que el año que viene me vuelven a tener por ahí dando por saco.

Circulo de charlas

Círculo donde cualquiera podía salir a proponer charlas.

El formato del evento es, sin duda alguna, el punto fuerte. Básicamente formamos un circulo enorme e iban saliendo voluntarios a proponer charlas, debates, controversias y cualquier tipo de tema que resultase interesante, no importaba que fuese incómodo o incluso violento para algunos, siempre que fuese enriquecedor. Después nos daban 3 pegatinas a cada uno para ir votando cada una de las charlas y dependiendo de los votos les asignaban salas mas grandes o las descartaban. El mecanismo era super fácil, pero la única pena es que salían tantas charlas que no era posible asistir a todas. Algunos describen el formato de la jornada como una especie de “terapia de grupo” para startups, y el caso es que parece que funciona, porque cuando vuelves a casa llegas “nuevo”.

Panel de las charlas

Panel de las charlas hecho sobre la marcha.

Se respiraba un ambiente familiar, positivo y lleno de pasión. La gente iba con la mente abierta, con ganas de ayudar al resto y sin pelos en la lengua. No se guardaban nada: trucos, experiencias complicadas y anécdotas graciosas. No era necesario esperar a las charlas para plantear opiniones, dudas o inquietudes, podías hablar con cualquiera y como poco te devolvían una sonrisa. Como decía, un ambiente increíble. ¡Pero hablemos de las charlas! ¡Jorge, no nos cuentes tu vida!

La primera charla a la que fui, trató de los “Puntos de dolor a la hora de retener talento” (David Bonilla). Yo mismo abrí el debate contando nuestra experiencia a la hora de competir con los salarios de las grandes empresas versus calidad de vida. Está claro que una startup no puede competir en la parte de los salarios, pero sí puede ofrecer un ambiente mucho mas distendido, una mejor ubicación, flexibilidad, formación y sobre todo un trato más familiar. Siempre presumo del cariño que le damos a nuestro equipo y esta charla apoyaba mis afirmaciones. Como conclusión de todas las cosas que debatimos, podemos decir que cada persona tiene sus circunstancias y responsabilidades que a su vez les obligan a priorizar, y por mucha ventaja que una startup les ofrezca, si lo que quieren es pasta es complicado retenerles.

La segunda charla se titulaba “Innovar en la ciudad sin el ayuntamiento” (Carlos Alocén). Es curioso comprobar cómo el ayuntamiento tiene problemas para conseguir casos de uso a la hora de innovar, cuando desde el punto de vista de la empresa lo complicado es precísamente trabajar con ayuntamientos (burocracia, métodos de pago, descentralización de los distintos organismos implicados, etc).

La siguiente me encantó, y era “Milenials y dinosaurios” (Daniel Torres Burriel). Yo personalmente no tengo problemas para entenderme con gente recién salida de la universidad, pero es cierto que las personas que ahora mismo están por los 40 ya les va costando un poco. Ahora los chavales salen, se van a una “startup sexy” porque está de moda, tienen para elegir y eso se nota. Pero no se trata de la generación de los Milenials, se trata de las distintas generaciones y de la educación que ha recibido cada una de ellas. En esta charla también aporté mi granito de arena que se resume en que hay que estar dispuestos a escuchar lo que esa persona joven y en apariencia inexperta nos quiere contar. Por mucho callo que tengamos siempre tienen ideas innovadoras y puntos de vista que otros obvian con facilidad. En resumen, la generaciones viejas deben adaptarse a las nuevas porque terminaran sustituyéndolas, así de fácil.

Personal disaster recovery

Charla “Personal disaster recovery”.

Caras de asombro, gestos de admiración y un silencio lleno de empatia. Así fue el ambiente durante la charla “Personal disaster recovery” (Alberto Molpeceres). Hablamos de cosas muy complicadas, cosas como “¿Que pasa si mi socio tiene un percance y se encuentra en incapacidad temporal?” o “Si somos dos socios y voy con él a un cliente en el mismo coche, ¿que pasa si tenemos un accidente los dos?”. Lo sé, son cosas que prefieres no pararte a pensar, pero las cosas pasan y si no estas preparado, el problema le puede salpicar a mucha gente. Lo que se contó en esa sala permanecerá en familia por razones obvias, pero os puedo decir que sales replanteándote muchas cosas.

Para no extenderme mucho mas finalizaré comentando la charla “Como gestionar y trabajar con equipos remotos” (Yeray Darias). ¿Cuantas personas piensan que “tele-trabajo” y “trabajo en remoto” son lo mismo? Muchas empresas ofrecen el tele-trabajo, pero el tele-trabajo implica ir a la oficina de vez en cuando eliminando las barreras complicadas que implica trabajar en remoto. Personalmente no me gusta trabajar en remoto, estoy convencido de que me aburriría como una pasa y sobra decir que en la oficina me lo paso en grande. No debemos olvidar que trabajar con personas, que es importante conocernos mas allá del ámbito laboral para que la relación profesional funcione al 100% y que de vez en cuando hay que verse las caras.

Alguien nos dijo al comienzo de la jornada que “los nuevos” saldríamos flipando y así fue. Una experiencia completamente recomendable si vives en el mundo startups y quieres compartir, aprender o simplemente pasar un buen rato entre amigos.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *